martes, 4 de agosto de 2009

IDENTIFICAN FUENTE ORIGINAL DE LA MALARIA



Contrariamente a como se postulaba, los plasmodios de chimpancés y humanos no han coexistido en los últimos siete millones de años.


Según publica la edición digital de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS doi:10.1073/pnas.0907740106), investigadores de la Universidad de California en Irvine (Estados Unidos) han identificado lo que podría ser la fuente original de la malaria).

Más concretamente, los investigadores, dirigidos por el Prof. Francisco Ayala, informan sobre la fuente original del parásito que posiblemente se trasladó de los chimpancés de África Ecuatorial a los humanos a través de los mosquitos.

A pesar de los numerosos trabajos recogidos en la bibliografía al respecto, el origen de la malaria nunca ha quedado demasiado claro. Así, y aunque es bien conocido que los chimpancés albergaban un parásito, el Plasmodium reichenowi, que se encuentra estrechamente asociado al parásito de la malaria humano dominante, el Plasmodium falciparum, la mayoría de los científicos han asumido que estos parásitos habían evolucionado de forma separada en los ancestros de humanos y chimpancés durante los pasados 5 millones de años.

Los autores tomaron muestras de chimpancés salvajes y nacidos en cautividad en Camerún y Costa de Marfil durante exámenes de rutina e identificaron varios parásitos nuevos de P. reichenowi en estos chimpancés. Y los parásitos recién descubiertos indican que la incoherencia de la hipótesis de la coexistencia de ambos plasmodios, apuntando a que la malaria saltó de los animales a los humanos hace tan sólo 2 o 3 millones de años, cuando no hace únicamente 10.000 años, en gran medida de manera similar a como ha sucedido con las pandemias modernas, caso del VIH, el SRAG y la gripe A(H1N1).

Además, la clave en el salto de la malaria de los chimpancés a los humanos se encuentra en la mutación de dos genes: inactivación de CMAH, por el que los humanos, incapaces de general ácido siálico Neu5Gc, se convirtieron en resistentes a P. reichenowi; y una posterior mutación en el receptor EBA 175.

Según los investigadores, el descubrimiento de estos parásitos muestra un rango más amplio de parásitos familiares con el parásito humano, algunos de los cuales podrían proporcionar información clave para el desarrollo de fármacos o actuar como vacunas que podrían ayudar a prevenir la malaria en humanos.


MAYOR INFORMACION EN EL SIGUIENTE LINK:

http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/identificada/fuente/original/malaria/_f-11+iditem-7527+idtabla-1