miércoles, 29 de julio de 2009

ICTUS: Diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cerebrovasculares.

En nuestro medio, el ictus es la segunda causa de muerte y la primera de discapacidad, con un gran impacto económico. La trombolisis y las unidades de ictus son la mayor contribución al tratamiento del ictus de los últimos años y han cambiado una actitud nihilista por una actitud activa, ya que el ictus es una emergencia médica.
El activador tisular del plasminógeno recombinante es eficaz en las primeras 3 h del inicio del ictus y la Food and Drug Administration y la Agencia Europea del Medicamento han aprobado su uso. La actuación protocolizada durante la fase aguda para corregir alteraciones fisiológicas es el fundamento de las unidades de ictus, y muestra una reducción de la mortalidad y la discapacidad. Se están desarrollando múltiples estrategias para tratar a un mayor número de pacientes, como los fármacos con mayor ventana terapéutica, la trombolisis intravenosa combinada con intraarterial, la identificación de pacientes con penumbra isquémica mediante nuevas técnicas de neuroimagen y los tratamientos neuroprotectores para evitar mayor daño cerebral.
El tratamiento preventivo también ha experimentado un cambio por el mejor conocimiento de la etiopatogenia, el papel de los factores de riesgo vascular y el desarrollo de nuevos fármacos. El conocimiento de la enfermedad cerebrovascular y su adecuado tratamiento es hoy día imprescindible para el mejor tratamiento de los pacientes con ictus.
SI ESTAS INTERESADO EN ESTE ARTICULO BAJALO EN FORMA COMPLETA CLIQUEANDO EL SIGUIENTE LINK:
http://www.elsevier.es/watermark/ctl_servlet?_f=10&pident_articulo=13108281&pident_usuario=0&pcontactid=&pident_revista=25&fichero=25v60n07a13108281pdf001.pdf&ty=105&accion=L&origen=elsevier&web=www.elsevier.es&lan=es