domingo, 23 de agosto de 2009

CUERPOS EXTRAÑOS ESOFAGO - GASTRICOS: Factores de riesgo, Manifestaciones Clínicas, Actitudes Terapeúticas.

Introducción
La ingesta voluntaria o involuntaria de un cuerpo extraño constituye un problema frecuente en Gastroenterología y Pediatría.
Aproximadamente el 80%-90% de los cuerpos extraños ingeridos entran en el tracto gastrointestinal, mientras que el 10%-20% se desvían hacia el tracto respiratorio1.
De los primeros, el 80%-90% se eliminan espontáneamente, el 10% - 20% deben ser extraídos por endoscopia y sólo el 1% requiere cirugía2,3.
Los objetos ingeridos pueden ser verdaderos cuerpos extraños (monedas, pequeñas piezas de juguetes, huesos, espinas, pilas, etc) o, en pacientes portadores de estenosis en algún punto del tracto digestivo, pueden producirse impactaciones del bolo alimentario que se comporta como
un cuerpo extraño.
En general, ante la ingesta de un cuerpo extraño se plantean dos cuestiones básicas:
¿puede este cuerpo extraño causar una perforación? y ¿es susceptible de ser extraído por endoscopia?
Para contestar a estas preguntas hay que tener en cuenta la naturaleza y número de cuerpos extraños ingeridos, el tiempo transcurrido desde la ingesta y la edad e historia clínica previa del paciente. En general todos estos datos tienen gran interés en la decisión terapéutica así como en la previsión de las posibilidades de éxito y en la prevención de complicaciones4.
OBTEN ESTE DOCUMENTO CLIQUEANDO EL SIGUIENTE LINK:
http://rapidshare.com/files/270766993/ctl_servlet_4.pdf.html